Recomendaciones a la hora de escribir nuestro CV

 


La forma de “presentarnos” ante un potencial empleador, suele ser siempre mediante un Curriculum Vitae (CV), por lo tanto este documento será nuestra primera y posiblemente, más importante impresión, reflejo de quien somos, que deseamos y que podemos aportar en un puesto de trabajo.

Los CV han ido variando a través del tiempo, antes se potenciaba la idea de exponer todas y cada una de las experiencias, generándose documentos de 5 a 6 páginas, donde se describían detalles que actualmente no les interesan a las empresas que contratan. Se incluían fotografías y se utilizaban tipografías “rebuscadas” y formatos “diferentes” que generaran un factor diferenciador.

Actualmente las empresas buscan agilizar sus procesos de selección por lo que presentar un CV en mas de dos carillas no es recomendable, se debe potenciar los logros, competencias y habilidades.

Maximizar la calidad por sobre la cantidad de información es lo primordial.

¿Qué datos debo incluir en mi CV?

Existen varias formar de ordenar los datos de nuestro CV: De forma cronológica, por funciones, etc.

Sin embargo los datos que debes incluir sin excepción son los siguientes:


  • Tus datos personales y de contacto

    • Nombre y apellidos

    • Fecha de nacimiento o edad

    • Dirección completa

    • Teléfono(s) de contacto

    • Email y página web personal, si la tienes

    • Datos como tu nacionalidad, lugar de nacimiento, foto, Rut, estado civil, licencia de conducir son opcionales



  • Reseña personal sobre tu objetivo profesional


Manifestar claramente tu objetivo profesional, lo ideal es generar un resumen de tus conocimientos, habilidades e intereses profesionales orientados siempre al cargo que estas postulando.

 


  • Tu formación académica


En orden cronológico inverso, debes comenzar  por lo más reciente:



    • Fecha inicial y final, institución donde realizaste los estudios



Como consejo, en caso de que tu experiencia profesional sea breve, nombrar actividades realizadas durante tu época estudiantil que estén relacionadas con el trabajo al que estés postulando, por ejemplo si trabajaste haciendo ayudantías de algún ramo.

 


  • Tu experiencia profesional


Debes tener presente que esta es la parte esencial de nuestro CV  y es el que más valoran las empresas. Si tu experiencia profesional es significativa, debes darle más relevancia a este ítem.

Debes incluir por cada experiencia:



    • Fecha inicial y final.

    • Nombre de la empresa.

    • Pequeña descripción de la empresa: sector, tipo de actividad.

    • El cargo ejercido.

    • Las funciones y logros en el desarrollo de estas.



Indica resultados concretos. Por ejemplo, si redujiste los costos de tu área, menciónalo de la siguiente manera: "Reduje los costes de mi departamento un 30%", la idea es demostrar de manera clara los beneficios que tus acciones generaron en la empresa en la que trabajaste.


  • Tus idiomas

    • Idiomas que hablas.

    • Especifica tu nivel para cada idioma: avanzado, medio, básico (no mientas, si el cargo lo requiere, lo más probable es que te evalúen y si has falseado algún dato, no dará una buena impresión a tus posibles empleadores.)

    • En caso de que se soliciten, adjunta los títulos o documentos que avalen tus estudios.

    • Es interesante también mencionar si has vivido en algún país extranjero y como esta experiencia influye en tu desarrollo profesional actual.




 


  • Tus conocimientos de informática

    • Los programas que sabes usar y tu nivel de usuario.



  • Otros datos de interés


Si bien este apartado es opcional, existen empresas a las que les interesa conocer esta información adicional, por ejemplo si es una empresa con un fuerte compromiso en la responsabilidad social, puede que les parezca interesante tu trabajo como voluntario en trabajos sociales en comunas de escasos recursos.

 

Bolsas de trabajo online: ¿Qué debo incluir?

Hoy en día existen múltiples bolsas de empleos online, que permiten postular en línea y donde si bien podemos cargar un archivo con nuestro CV en formato original, tienen un CV tipo muy resumido, donde solo debemos incluir los datos más relevantes.

Como consejo podrías optar por escoger dos o tres bolsas de trabajo y orientar cada uno de estos resúmenes a un tipo de trabajo en particular y desarrollar nuestro CV bajo estos parámetros, por ejemplo si tienes intereses en el área de ventas y también en el de finanzas, potenciar cada uno de los CV en esas líneas y postular a los trabajos relacionados.

Muchas veces cometemos el error de presentar nuestro CV de una forma muy general lo que no permite a la empresa revisar la experiencia que es relevante para el cargo al que estamos postulando.

 


En general, es aconsejable tener presente las siguientes recomendaciones:

·         Ocupemos la regla de las 3 “C”: Claro, Concreto y Conciso. Describirnos claramente destacando nuestras fortalezas, que es lo que queremos o esperamos del trabajo a postular, y que aportaríamos a la nueva área o empresa. Nunca ocupar términos negativos en la descripción.

·         Tener dos versiones de CV:

o   Uno general, la cual debe poseer la mayoría de la información y la que es útil dejar disponible en portales de trabajo.

o   Uno específico, el cual contendrá la información enfocada a la postulación de un cargo en particular, señalando experiencias que sean atingentes a lo que la empresa está buscando.

·         Actualmente no es obligatorio incluir una fotografía, pero si la deseamos añadir, que sea de buena resolución, donde estemos presentados de forma limpia y ordenada, con una actitud tranquila y con una ligera sonrisa. No poner fotos que no cumplan con un perfil formal (fotos de Facebook, en traje de baño, etc.).

·         Con respecto a las referencias, no es aconsejable incluirlas, antes de una entrevista personal, ya que de esta forma, nos aseguramos de poder avisar al contacto de la referencia que posiblemente será contactado por la consultora respectiva.

·          Ideal es poner la experiencia con la que contamos, desde la experiencia más reciente a la más antigua, señalando las funciones realizadas y destacando los logros en nuestra gestión.

·         No mentir o falsear datos.

·         No utilizar expresiones o términos coloquiales.

·         No iniciar el documento con el título de “Curriculum Vitae”, sino iniciar con los datos personales.

·         Revisar la ortografía y redacción.

·         Incluir un correo electrónico de contacto “formal”: idealmente nombreapellido@servidor.com

·         Utilizar formato y combinación de colores sobrios.

·         No incluir las expectativas de renta, salvo que sean solicitadas expresamente en la postulación.

·         En cuento al formato no utilizar tipografía cursiva cámbiala por Arial, Verdana, Calibri, que sean fáciles de leer y  que se encuentran en todos los computadores, no vaya a ocurrir que por usar alguna tipografía específica se pierda el formato de tu CV.

·         No te excederte en las abreviaturas. Puede que la persona que revisa tu CV no conozca tal abreviatura y podría quitarle relevancia a algunos detalles importantes sobre tu información.

·         No escribas todo con letras mayúsculas, además de parecer agresivo y resultan difíciles de leer. Si piensas que es necesario resaltar algo de tu CV es mejor que lo hagas utilizando negritas.

 

 

 

Ahora estás más preparado. Suerte