Cómo prepararnos para una entrevista de trabajo

 


Cómo prepararnos para una entrevista de trabajo


 

Cuando emprendemos la gestión de encontrar un empleo que satisfaga nuestras metas profesionales, iniciamos un periodo trascendental de nuestras vidas en el que, además de conocimientos, experticia, habilidades y actitudes, se requiere de mucha confianza y seguridad.

 

La búsqueda de empleo es un proceso que todas las personas que tenemos la necesidad de incorporarnos al mercado laboral afrontamos, por lo que debemos prepararnos, no solo de forma cognitiva sino también emocional.

Hallar el empleo que deseamos es quizá uno de las etapas más importantes que debemos superar para desarrollarnos profesionalmente, es por ello que manejar cierta información al respecto es elemental para alcanzar los objetivos que como profesionales nos trazamos.

La búsqueda de empleo es una diligencia que provoca una cantidad de emociones, unas buenas y otras no tanto. Afrontar los procesos de entrevistas y distintas pruebas a las que debemos someternos nos puede conducir a altos niveles de angustia y stress, por ello la relevancia de sentirnos preparados para superarlas.

Al acceder asistir a una entrevista para determinado empleo estamos dando por sentado que nos sentimos calificados para satisfacer el perfil profesional que buscan pero muchas veces esto no es suficiente por cuanto en estas entrevistas, en algunas ocasiones, las preguntas no solo están enmarcadas dentro del ámbito académico y profesional, sino también personal.

 

Es lógico comprender que nuestro futuro empleador está en la necesidad de conocer un poco sobre la persona a la cual le estará asignando una posición dentro de su empresa, pero también es verdad que muchas veces los entrevistadores se exceden en las preguntas personales llegando muchas veces a sobrepasar límites y hacernos sentir invadidos.

 

Ante situaciones de preguntas incómodas, debemos saber que la legislación chilena tiene taxativamente establecido en su Constitución Política y en el Código del Trabajo que la intimidad es un derecho fundamental y que no debe existir discriminación laboral por razones de edad, sexo y/o estado civil, así como también la prohibición de solicitar exámenes médicos, como el de VIH.

 

Sin embargo, aún existe quien en violación clara de esta normativa incurre en este tipo de preguntas, por lo que debe quedar bien claro que ninguna persona está obligada a responderlas o a someterse exámenes médicos.

 

No obstante, vale resaltar que no necesariamente las personas que nos entrevistan están conscientes de la práctica ilegal que están cometiendo, además de que el hecho de probar que nos realizaron preguntas ilegales es bastante difícil, por lo que generalmente no les acarrea ninguna sanción jurídica; en otras palabras, nadie va preso o paga una multa por preguntar. Lo que si debe quedar bien claro es que no estamos obligados a contestar.

 

Interrogantes acerca de la edad, raza, estado civil, religión y orientación sexual son ilegales así como escudriñar aspectos de la vida familiar también lo es.

 

No con lo anterior deseo crear una predisposición de defensa ante los entrevistadores, quienes muchas veces no tienen mala intención en sus preguntas, sino por el contrario tratan de hacernos sentir relajados y creen que abordando aspectos personales pueden romper el hielo y liberar el clima de tensión que generalmente se produce en estas entrevistas. Es por ello que debemos comprender la intencionalidad de las preguntas que se nos hacen por lo que nuestra perspicacia debe acompañarnos durante toda la entrevista.

 

Nuestro propósito es quedar seleccionados, por lo que si entendemos que la pregunta es lógica por la naturaleza del trabajo para el que estamos postulando y que responderla en nada perjudicará nuestra candidatura, no debería entonces haber necesidad de que nos neguemos a contestar, ponernos nerviosos, o peor aún, reclamar a la persona que nos entrevista por formulárnosla. Una manera inteligente, de no desear responder, puede ser evadir la pregunta.

 

Preguntarnos nuestro estado civil o cuántos hijos tenemos bien puede ser una pregunta correcta si va enfocada a las funciones que ejecutaríamos en nuestro cargo, pero dejará de serlo cuando se nos pregunte si deseamos tener más hijos, que método anticonceptivo utilizamos o si el padre vive con nosotros y cumple responsablemente con los niños.

 

Algunas de las preguntas ilegales más recurrentes en las entrevistas de trabajo tratan sobre maternidad, estado civil, edad, religión, preferencia sexual, asociaciones a sindicatos, e inclinación política.

 

Partiendo de la buena fe en pensar que con estas preguntas no se busca discriminarnos, entonces la respuesta de ellas en nada afectará nuestra postulación; pero si por el contrario, nuestras respuestas afectan nuestra posible contratación esto quiere decir que nos encontramos ante una evidente discriminación y aunque será una tarea muy ardua, podremos denunciar el caso ante la Inspectoría del Trabajo.

 

Demostrar que se nos hicieron preguntas que vulneraron nuestro derecho a la intimidad es sumamente complicado porque generalmente esas entrevistas son privadas y no quedan pruebas fehacientes ni testigos que lo puedan corroborar, pero no por ello deja de existir el derecho que tenemos de acudir a la Inspectoría del Trabajo para denunciar y solicitar que se abra una averiguación a determinada empresa.

 

Cabe destacar que el Código de Buenas Prácticas Laborales para el sector público chileno, aprobado en el año 2006, obliga a que los currículos de los postulantes a concursos públicos se entreguen sin nombre, sexo, estado civil ni dirección. Sólo requiere del apellido y de una dirección de correo o teléfono de contacto.

 

El comienzo de la vida profesional nos será mucho más fácil si estamos claros en qué tipo de empresa deseamos desarrollarnos y las entrevistas son espacios que también debemos aprovechar para conocer a quien será nuestro potencial empleador. Será nuestra decisión aceptar o no trabajar para una empresa en la que se respeta y considera a sus colaboradores.

 

¡ Suerte !

 

 

Autora:

Katiuska Gámez

 

Profesora IACC de Legislación Laboral, Legislación Tributaria y Derecho Constitucional y Administrativo.

 

Diplomada en Derecho por la Universidad Santa María en Caracas, Venezuela con una vasta experiencia en Revisión, Administración y Negociación de Contratos.

 

A continuación algunas especializaciones, talleres y cursos realizados:

Universidad Santa María. Escuela de Derecho. Título Obtenido: Abogado. Caracas, Venezuela. 1998 – 2003.

 

Hotel Caracas Hilton. Hotel management Training. Caracas, Venezuela. 1989 – 1990.

 

Novedades de Office 2007. CTT Corporation. Caracas, Venezuela. Nov. 2009

 

Programa de Gerencia de Procesos. IESA (Instituto de Estudios Superiores de Administracións) y BPTrends Associates. Caracas, Venezuela. Abril 2009

 

Manual de Procesos y Procedimientos IESA (Instituto de Estudios Superiores de Administración). Caracas, Venezuela. April 2009

 

Taller de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación. VenEconomia. Caracas, Venezuela. Mayo 2008

 

Contratación Pública desde la perspective de los contratistas. Hacer Sistemas. Sep. 2007

 

Situational Leadership Training. Center for Leadership Studies. Caracas, Venezuela. May 2007

 

Programa avanzado de Excel & Macros. Consultores CMPC. Caracas, Venezuela. Sep. 2006

 

II Simposio Secretarial Ampliando Horizontes. Congresis. Caracas, Venezuela. Sep. 2006

 

Simposio de Responsabilidad Social. Venamcham. Caracas, Venezuela. Nov. 2004