¿Sabías qué?

 El creciente auge de las carreras técnicas


 


No son una moda, sino que una necesidad que tiene el país para ir en ayuda de sectores como la minería, construcción y tecnología, áreas que demandan una gran cantidad de personas con cualidades específicas y que no siempre se encuentran en las aulas universitarias.


El mercado laboral ha hecho posible que hoy en día la universidad no sea la única opción atractiva para quienes ingresan a la educación superior.


Según el Sistema de Información de la Educación Superior (SIES), en Chile hay 76 centros de formación técnica (CFT) y 46 institutos profesionales (IP) acreditados, lo que cubre la alta demanda de personas que quieren estudiar una carrera con alto nivel de empleabilidad y que le brinde réditos en el corto plazo.


Las carreras técnicas han crecido vertiginosamente en los últimos años producto de dos factores: las empresas han regularizado los costos y están invirtiendo en un mayor requerimiento de personas con cualidades específicas. Y lo segundo tiene relación con que los IP y CFT cuentan con un mejor perfil de formación, acercándose mucho a las universidades. “La oferta laboral para las carreras profesionales es de 41%, mientras que para las técnico-profesionales es de 33%, lo que indica que la brecha se ha ido acortando en el último tiempo. Desde unos cinco años a esta parte”, comenta María Angélica Zulic, gerente general de Laborum.


De acuerdo con los expertos en educación superior, el salto que han experimentado las carreras técnicas se explica porque los jóvenes están privilegiando carreras cortas y que permiten un ingreso más rápido al mundo laboral, dentro de los principales factores. Otro tópico importante fue la expansión del Crédito con Aval del Estado también a las carreras técnicas, en 2006, y que antes sólo era captado por las universidades.


Para el año 2011 se ofertaron más de 276 mil vacantes en carreras técnicas y 143 mil en carreras profesionales sin licenciatura, más que triplicando el número de vacantes en carreras universitarias con licenciatura, lo que se traduce en un total de 38.000 egresados al año tanto de IP como de CFT.


“En Chile, el campo de las carreras técnicas está distribuido de forma bastante uniforme en los sectores de mayor crecimiento económico, es decir, administración y negocios, construcción, salud, ingenierías, informática, silvoagropecuarias y en algunas áreas de servicios concernientes a industrias específicas como turismo, gastronomía y hotelería”, explica Michele Bass, directora general de IACC.


Sin embargo, cada instituto tiene su enfoque, además de su propia división de cómo organizarlas para ofrecerlas a los estudiantes. “El área de la administración y finanzas es un campo que aún tiene mucho por crecer. Si se revisan las ofertas de empleo de las empresas, se puede observar que prácticamente todas tienen oferta de puestos de trabajo en este sector. Además, el explosivo crecimiento de rubros como el retail, banca y prevención de riesgo ha empujado la demanda. En el caso particular de IACC, estas carreras están desarrolladas para que los alumnos adquieran competencias que van más allá del área temática y tengan un buen desenvolvimiento en los trabajos en equipo y en las empresas. Para nosotros el resultado ha sido muy satisfactorio, ya que nuestros egresados tienen una alta empleabilidad”, agrega la académica.


De cada 100 estudiantes que ingresan a la educación superior alrededor de 40 lo hacen a un instituto o a un centro de formación técnica, debido a que son carreras más cortas, más baratas y con un mercado que aún tiene muchísima demanda, pero por sobre todo una insospechada proyección.


Y según los principales actores del sector productivo, en la actualidad hay un déficit de 600 mil técnicos, por lo que el gobierno está empeñado en fortalecer este tipo de educación. La meta es que de aquí al 2020 un 60% de los jóvenes que salgan al mercado provengan de un instituto o centro de formación técnica.


Según el Consejo Nacional de Educación (CNED), dentro de las áreas del conocimiento que más destacan están las carreras vinculadas a los sectores de tecnología junto con salud, con 23% y 17% de los matriculados durante el año pasado, respectivamente. Pero lo que más destaca es el número de alumnos matriculados en carreras como técnico en enfermería (48.601), en prevención de riesgos (22.276) y en administración de empresas (22.400), lo que las constituye en las carreras con mayor futuro. “Los sectores como minería, construcción y tecnología son los que han estado en una evolución constante, lo que los convierte en los mayores focos de reclutamiento, pero el que más atrae es el sector minero”, puntualiza la ejecutiva de Laborum. Una de las carreras con mayor retorno económico es Análisis de Sistemas, que dura seis semestres y el sueldo al primer año de egreso supera los 450 mil pesos promedio, al cuarto año es casi el doble y la empleabilidad es de un 77 %.


“En IACC desarrollamos los programas en la gran área de la administración con un enfoque integral y mallas muy completas. Estamos convencidos de que es un área en que la educación técnica tiene una tarea preponderante en el desarrollo de una fuerza laboral más competente y eficiente. Una fuerte base de formación administrativa es también fundamental para una serie de áreas específicas del quehacer profesional y es por eso que ofrecemos la carrera Técnico en Administración de Empresas con nueve menciones, entre ellas, Retail, Contabilidad y Finanzas, Prevención de Riesgos y Turismo. Adicionalmente, ofrecemos las carreras técnicas en Comercio Internacional, Informática, Administración Pública, Contabilidad General, Administración de Empresas, Relaciones Públicas y Comunicaciones”, comenta Michele Bass.


Alto nivel de empleabilidad


Las carreras técnicas impartidas por institutos profesionales y centros de formación técnica son el futuro. Y sus mejores cifras se pueden ver en las Región Metropolitana, en la VIII y en el norte. Ejemplo de lo anterior es que las probabilidades de encontrar empleo para seis de estas especialidades en Santiago superan el 80% -Contador Auditor (88%), Prevención de Riesgos, Técnico en Electrónica y Técnico en Administración de Empresas mención Finanzas (83%) y Técnico en Contabilidad y Auditoría y Administración de Empresas (82%).


“Es clave poner atención en la empleabilidad y los ingresos futuros de mercado. Posterior a eso, la carrera que quiero estudiar debe estar acreditada, junto a la institución en la cual estudiaré. Eso entrega prestigio al título que se ostenta y, por ende, un respaldo institucional mucho más potente de cara a futuros empleadores”, comenta Claudio Duce, director de Comunicación y Marketing del Duoc. Otras carreras del área tecnológica que cuentan con una tasa de ocupación media-alta son: Técnico en Topografía (75%), en Mecánica Industrial (74%), en Mecánica Automotriz y en Computación e Informática, ambas con un 70%.


A su vez, es en el Biobío donde Técnico en Electricidad Industrial alcanza su máximo al anotar una tasa de empleabilidad del 92% entre sus titulados. A eso hay que agregar a Técnico en Refrigeración, cuyas opciones de encontrar trabajo al cumplir un año de egresado llegan al 85%.


En el norte, en tanto, las especialidades que parecen tener una mayor demanda son Pedagogía en Educación General Básica y Mecánica Automotriz, pues el 88 y el 82%, respectivamente, de los jóvenes que estudian estas carreras encuentran empleo antes de cumplir un año fuera de sus institutos. Y Topografía, con el 82% en la Región de Valparaíso, es otro de los títulos que muestran buenos números en este ítem.


Así como el Biobío tiene la carrera técnica con mayor empleabilidad, también tiene las de menor demanda, esto porque Mecánica Automotriz en Concepción y otras ciudades cercanas sólo llega al 31% de probabilidades de lograr un contrato. Técnico en Asistente de Párvulos, Asistente Judicial y Técnico Jurídico y Gastronomía y Cocina Internacional son otras de las especialidades que marcan cifras por debajo del 45% en algunas zonas del país.


Recuadro :


“ En nuestro país las carreras profesionales tienen un nivel de saturación altísimo, muchas veces con remuneraciones bajas y una evidente sobrecalificación. La necesidad creciente que tiene el mercado por contar con técnicos da cuenta de esta realidad y cada día es más evidente que las empresas valoran esta formación con sueldos atractivos”.


Michele Bass, directora general IACC.


92% de empleabilidad alcanza la carrera de Técnico en Electricidad Industrial en la Región del Biobío, siendo la más alta entre todas las carreras técnicas del país.


A lo más alto


Por estos días y en adelante, los técnico-profesionales no tienen nada que envidiarle a quien estudió una carrera profesional en una universidad, puesto que pueden aspirar, en igualdad de condiciones, a lo más alto de la pirámide laboral en Chile, llegando a ser incluso ejecutivos de la alta gerencia de las empresas donde trabajan o que han formado ellos mismos


Lo anterior es gracias a la formación de excelencia que imparten estos centros de estudios, donde se enfocan más en lo práctico y en el desarrollo de las habilidades blandas tales como la enseñanza del trabajo y liderazgo de equipos, saber cuánto tiempo requiere el trabajador para lograr un mejor rendimiento y la correcta comunicación para el logro de objetivos. Elementos que hacen aún más atractivas estas carreras a la hora de escoger qué camino tomar (La Tercera)


 


Fuente:http://www.revistatecnicosmineros.com/index.php?option=com_content&view=article&id=10572:el-creciente-auge-de-las-carreras-tecnicas-&catid=17:noticias